Tiempo derramado

Una taza repleta de tiempo ha caído irremediablemente al piso.
Tratar de recoger el líquido sólo hará que las manos terminen manchadas de vagos recuerdos.
Soltar sendas lágrimas por tan preciosa sustancia terminará por diluirla y arrebatarle sus sensibles propiedades.
Revolotear frenéticamente los charcos que se han formado distorsionará el reflejo de nuestra propia imagen.
Reflejo concebido para darnos cuenta de las leyes naturales que nos rigen.
Beber el tiempo hasta que se agote es una actividad que no puede ser postergada en forma alguna.
Invariablemente la tetera que contiene la cantidad precisa de este brebaje asignado a nuestra persona llegará a su fin.
No habrá una segunda ronda o tan siquiera una última degustación.
Es por eso que tratar de no desperdiciar el tiempo al evitar vertirlo sin conciencia se vuelve algo aconsejable y hasta esencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s