Encuentro nocturno

Agrega tus labios a los míos

en un lento y significativo beso

que alimente nuestras pasiones

hasta el final de la velada.

Descansar mis brazos en tus hombros

y rodear delicadamente tu cuello con ellos

como rodean las montañas a los lagos

es uno de mis más grandes anhelos.

Sonrisas cómplices

movimientos casi imperceptibles

y el sonido de nuestra respiración

enmarcan el cuadro

de tan idílico encuentro.

Al emerger el sol

separamos nuestros cuerpos,

nos proponemos despedirnos

esperando volver a encontrarnos

la próxima vez que la noche

nos vuelva a invitar

a bailar bajo su resguardo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s